Contents
Photos on Flickr
Let Haiti Live on Twitter
Navigation
« Mouvman Sosyal nan Peyi UNASUR Sipòte Ayisyen nan Demand pou MINUSTAH Ale | Main | Mobilizasyon premye jen kont MINISTA »
Tuesday
Jun192012

movimientos sociales de UNASUR rechaza la presencia de la ONU en Haiti y pide la salida immediato de la mision

Suramérica, 13 de junio de 2012

Señores Cancilleres

Señores Ministros de Defensa

Países integrantes de la UNASUR

Señor Secretario-General de la UNASUR

De nuestra consideración:

            Saludamos la atención prestada a la situación en el hermano país de Haití, por los Ministros de Defensa y Altos Representantes de Relaciones Exteriores de los países miembros de la UNASUR en su reunión en Asunción del Paraguay el 5 de junio pasado, y apoyamos el reconocimiento expresado en su Declaración de la importancia de consolidar una política de cooperación sostenida, de parte de la UNASUR, que “respeta la soberanía y la autodeterminación del pueblo haitiano” y lograun mejoramiento tangible de las condiciones de vida” como bases insoslayables de la seguridad y una paz duradera.

Instamos a los gobiernos de la UNASUR a tomar medidas firmes y eficaces en esa dirección, entonces, incluyendo el retiro inmediato de las 4.929 tropas de ocupación que actualmente mantienen 10 de los 12 países de la UNASUR en Haití (entre efectivos militares y policías), el fin de la MINUSTAH y de cualquier presencia militar extranjera así como también de la impunidad y ausencia de reparaciones con las cuales se continua tolerando las violaciones a los derechos humanos por parte de la misma. 

En consulta con las organizaciones populares y movimientos sociales de Haití con quienes compartimos análisis y actividades de manera permanente, reclamamos además la apertura de un diálogo con participación de la sociedad, tanto de Haití como de todos los países integrantes de la UNASUR, acerca de las políticas de cooperación y apoyo que quiere y necesita el pueblo haitiano.  Reiteramos, al respecto, los principios y demandas que expresamos en las Cartas que enviamos en mayo 2011 a los gobiernos de los países de la UNASUR, y en octubre de 2011 a la ONU y la OEA, con el apoyo de centenares de organizaciones de nuestra región y el mundo entero, y que adjuntamos a la presente.

Tomamos nota en especial de la decisión adoptada en Asunción por los Ministros de Defensa y Altos Representantes de Relaciones Exteriores de los países miembros de la UNASUR, de conformar un Grupo de Trabajo “a efectos de elaborar un esquema respecto de la estrategia, forma, condiciones, etapas y cronograma de un Plan de Reducción de Contingentes del componente militar de la Misión”. Valoramos que los países de nuestra región, después de ocho años de presencia militar en Haití por parte de la mayoría de ellos, están finalmente reconociendo que esa presencia, y el mandato en sí de la MINUSTAH que parte de la hipócrita afirmación de que “Haití es una amenaza para la Paz y la seguridad mundial”, no puede lograr los resultados que necesite el pueblo haitiano y debe terminar. 

Por esos mismos motivos, sin embargo, es inaceptable que el retiro de las tropas sigue demorándose y que además se agrega ahora un manto de confusión que solo sirve para enmascarar y buscar legitimar la decisión aprobada por el Consejo de Seguridad de las NN.UU. en octubre de 2011, de reducir la ocupación militar a los niveles existentes antes del terremoto y de continuar promoviendo la presencia de la MINUSTAH más allá del período actual de su mandato cuando este vence en octubre próximo. 

El Senado haitiano aprobó unánimemente el retiro de la MINUSTAH hace ya un año, y las organizaciones sociales haitianas, las organizaciones haitianas de defensa de los derechos humanos y el público en general han venido expresando con cada vez mayor fuerza su rechazo a esa presencia tutelar.  Es hora que los países de la UNASUR oigan esas voces y asuman su deuda histórica y actual para con ese país y pueblo, precursor y apoyo fraterno de las luchas por la emancipación en toda nuestra región.

Mientras la MINUSTAH continúa ocupando a Haití, con su secuela de violaciones a los derechos humanos todavía impunes incluyendo la violación de mujeres y jóvenes y la introducción de la epidemia de cólera que ha matado a más de siete mil personas y complicado aún más la precaria situación de salud y de saneamiento ambiental que afecta a la población, ocupando también más recursos financieros que los que se han dedicado a la reubicación de la población afectada o la  limpieza de escombros después del terremoto – tareas urgentes y aún incompletas a más de dos años de la tragedia – avanzan con peligrosa rapidez los procesos concretos de ocupación y recolonización económica y ecológica, incluyendo la privatización y desnacionalización de derechos humanos fundamentales como las telecomunicaciones, la conversión de las zonas más fértiles del país en zonas francas para la maquila, o agrocombustibles y mega represas para motorizar el avance de la economía verde, o minería de oro a cielo abierto.

Los gobiernos de los países miembros de la UNASUR no deben, con su presencia y apoyo a la MINUSTAH, seguir apoyando el saqueo, la explotación y la recolonización de Haití. Esperamos, sí, que avancen en la consolidación de políticas articuladas de cooperación en base a los derechos fundamentales de la población haitiana y que aboguen con firmeza en los foros multilaterales pertinentes, entre otras demandas, por lo siguiente:

  • la no-renovación de la MINUSTAH cuando vence su mandato actual el 15 de octubre;
  • el reconocimiento formal de la culpabilidad de la MINUSTAH en la introducción del cólera y la reparación correspondiente a las personas y comunidades afectadas;
  • la reconversión inmediata del presupuesto ahora dedicado al mantenimiento de la MINUSTAH (aproximadamente unos 800 millones de USD anuales) en inversiones sociales sin nuevos endeudamientos, para apoyar la reforestación, asegurar el acceso universal a agua potable y saneamiento, crear infrastructura de salud y educación pública

Reciben nuestro saludo y la reafirmación de nuestra disponibilidad para avanzar juntos en la dirección señalada.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz y Pdte, Servicio Paz y Justicia

Nora Cortiñas y Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe (ATALC)

Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo – AYNA

Convergencia de Movimientos Populares de la América (COMPA)

Coordinadora Latinoamericana y Caribeña de Organizaciones del Campo (CLOC)

Encuentro Sindical Nuestra América

Jubileo Sur/Américas

Marcha Mundial de las Mujeres – América Latina y el Caribe

School of Américas Watch (SOAW)

Servicio Paz y Justicia en América Latina (SERPAJ)

Via Campesina

ATTAC-Argentina

Central de Trabajadores de la Argentina CTA

Coordinadora de movimientos populares de Argentina (COMPA)

Diálogo 2000 Argentina

Federación Universitaria de La Plata (Argentina)

Frente Popular Darío Santillán  FPDS (Argentina)

Movimientos Sociales hacia el ALBA (Capítulo Argentina)

Servicio Paz y Justicia - Argentina

Rede Jubileu Sul Brasil

Políticas Alternativas para el Cono Sur (PACS) Brasil

Central Memorial Martín Luther King, Jr. (Cuba)

 

 

Adj/ Carta a la UNASUR mayo 2011

        Carta abierta a la ONU-OEA, octubre 2011

Rte:

Diálogo 2000 - Jubileo Sur/Américas

Piedras 730 (1070) Buenos Aires

Dialogo2000@gmail.com

Dialogo2000.blogspot.com

 

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>